En el número de febrero de la revista ‘ Castelló turisme i gastronomia’ Juan Traver Carnicero Chef de #InstintoCarnívoro nos habla del “ADN innovador, explorando nuevos territorios carnívoros”.

 

La innovación está presente en muchos de los ámbitos de nuestra cultura y sociedad. Su importancia en el actual panorama gastronómico de nuestro país está fuera de toda duda. Buena parte de la admiración internacional hacia la nueva cocina española se debe a la gran apuesta del sector gastronómico por este motor de desarrollo.
La creatividad y la innovación son algunos de los rasgos más característicos del ADN de Instinto Carnívoro. En nuestro proyecto hemos logrado desmarcarnos sistemáticamente de la exagerada imitación de las modas emergentes y las corrientes existentes en el universo carnívoro contemporáneo. Desde el comienzo, nuestro departamento de I+D (LABIC) ha propiciado un tremendo impulso creativo empresarial que, unido al expertise adquirido en 35 años de interacción diaria con el cliente, han hecho posible el constante desarrollo de mejoras, productos novedosos y servicios relevantes. Pero, por encima de todo, este estímulo creativo ha logrado satisfacer las necesidades reales de nuestros clientes y ofrecerles la oportunidad de explorar sorprendentes vertientes carnívoras. Para Instinto Carnívoro, la esencia de la innovación no consiste en otra cosa que en traducir todas las ideas alumbradas en el proceso creativo en valor añadido que enriquezca permanentemente a nuestros clientes.

Como fruto más reciente de la investigación realizada en nuestro entorno LABIC, destacamos: Maduraciones con lactosa y azúcar (substituyendo la sal), cocciones a baja temperatura sin vacío, curación de Cerdo Ibérico de bellota en frío, costilla de Black Angus confitada y postre de Wagyu japonés madurado.

 

Juan Traver, Carnicero Chef del restaurante Instinto Carnívoro de Castellón.